¿Cómo funcionan las calderas de Pellets?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Las calderas de biomasa son una opción muy adecuada para abastecer a una vivienda de calefacción y agua caliente sanitaria. En concreto, las calderas de pellets utilizan pellets de origen vegetal como combustible; siendo por tanto más sostenibles con el medio ambiente que otro tipo de calderas (calderas de gasoil, calderas de gas natural, calderas eléctricas, etc.). La instalación de una caldera de pellets también puede suponer un importante ahorro en el consumo energético de la vivienda.

Los pellets como combustible

Estas calderas utilizan pellets de madera como combustible. Los pellets no son más que material vegetal prensado que puede tener distintas procedencias: astillas, restos de poda y otros residuos vegetales. El poder calorífico de los pellets dependerá de su densidad (nivel de prensado) y del tipo de madera por la que están formados. La utilización de pellets de calidad es importante tanto para el rendimiento de la caldera como para su mantenimiento.

Funcionamiento de una caldera de pellets

En cuanto al funcionamiento de una caldera de pellets es similar al de una caldera que utiliza otros combustibles con algunas variaciones.

  • Por un lado está la zona donde se produce la carga y acumulación de los pellet
  • Por otro lado tenemos la zona de combustión de los pellets. Esta zona requiere de la entrada de aire (oxígeno) fundamental para que se produzca dicha combustión.
  • Las calderas de pellets también cuentan con un sistema de evacuación de humos y gases generados por la combustión de los pellets (chimenea).
  • Zona de acumulación de cenizas (cenicero) donde se van depositando los restos de la combustión de los pellets.
  • El calor generado por la combustión de los pellets se transfiere en el interior de la caldera a un circuito de agua mediante un sistema intercambiador de calor.
  • La caldera se conecta al circuito de agua caliente y de calefacción de la casa. Desde la caldera el agua caliente es dirigida por la instalación general hacia los radiadores, suelo radiante, a los baños para agua caliente sanitaria o incluso como sistema de climatización de piscinas.

Las calderas de pellets pueden utilizarse tanto a nivel doméstico en casas unifamiliares como en instalaciones de mayores dimensiones (edificios, casas de campo, explotaciones agrícolas, hoteles rurales, etc.). A nivel doméstico también contamos con calderas compactas de muy alto rendimiento y que permiten su instalación en espacios más reducidos.

En cualquier caso, para asegurar un óptimo rendimiento con un consumo mínimo de combustible es recomendable contar con instaladores homologados para la instalación de nuestra caldera de pellets. También es fundamental que sigamos las recomendaciones del fabricante y de nuestro instalador en cuanto a tipo de pellets que debemos usar y las pautas de mantenimiento de nuestra caldera.

Call Now Button