Aerotermia sí o no

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Tal y como su nombre indica, la aerotermia es un sistema alternativo de calefacción que nos permite obtener energía a partir del aire. En los últimos años, se ha producido un notable incremento de la eficiencia de las bombas de calor de aire. Este avance ha permitido que los principales fabricantes de maquinaria de calefacción y aire acondicionado comercialicen bombas aerotérmicas orientadas a sustituir en las viviendas a las calderas tradicionales.

Principales ventajas de la aerotermia

Muchas son las ventajas de las bombas aerotérmicas con respecto a otros sistemas de calefacción. Para empezar, la instalación de los sistemas arotérmicos es sencilla y rápida, puesto que no hay necesidad de almacenar ningún tipo de combustible. Ocupa menos espacio y su mantenimiento es menos exigente que el de otro sistemas calefactores, pues basta con mantener en perfecto estado de limpieza la unidad exterior.

Otra de las ventajas de las bombas aerotérmicas es su menor consumo energético. Como sólo emplea energía eléctrica para mover el ventilador y el compresor, supone un 80% de ahorro energético con respecto a las calderas de gas o gasoil. Este tipo de calefacción presenta un alto rendimiento. Así, por cada kilovatio consumido por la bomba de calor de aire, se producen cuatro kilovatios de energía calorífica. Además, se trata de una energía limpia, pues al no haber combustión, no se generan gases.

Finalmente, es un sistema versátil, ya que se puede emplear en la instalación de radiadores y en la incorporación de suelos radiantes. Los sistemas aerotérmicos son aptos tanto para viviendas unifamiliares como para edificios de pequeño tamaño.

Principales inconvenientes de la aerotermia

Quizá el mayor inconveniente en el empleo de las bombas aerotérmicas es que son dependientes de la electricidad. Así, si se produce un fallo en el sistema eléctrico, los servicios de calefacción y agua caliente también se verán interrumpidos.

Por otra parte, los sistemas aerotérmicos son sensibles a las condiciones atmosféricas, presentando un menor rendimiento cuando las temperaturas son bajas. Cuanto más extremas sean las temperaturas en el exterior, mayor será el consumo realizado por las bombas de calor de aire.

Otro gran inconveniente es su precio. Las bombas aerotérmicas precisan una mayor inversión económica que una instalación convencional de gas, si bien con el tiempo se recupera con creces el desembolso inicial.

Call Now Button